La piratería cae otro 6 %

Observatorio de piratería 2017

La piratería cae otro 6 %

La piratería digital ha experimentado en España por segundo año consecutivo un descenso en cifras absolutas, aunque se mantiene el porcentaje de ciudadanos que acceden a contenidos pirateados. Así, en 2017 hubo 4.005 millones de accesos digitales ilegales a contenidos por valor de 21.899 millones de euros y, pese al descenso, creció un 4,1 % el lucro cesante para el sector, que llegó a 1.857 millones. Estos son algunos de los datos que recoge el Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales de 2017, elaborado por la consultora independiente GfK.

En particular en el caso de la música, los datos del Observatorio de este año muestran que durante 2017 se accedió ilícitamente a 1.560 millones de contenidos musicales, con un valor de mercado de 5.183 millones de euros. El 47 % de los accesos correspondieron a contenidos con menos de un año de antigüedad desde su lanzamiento comercial (fue el 48 % en 2016).

Resulta significativo el aumento del ratio de conversión en música desde el 7 % de 2016 al 10 % en 2017, por lo que a pesar de bajar la piratería sube el lucro cesante.

No podemos obviar, en cualquier caso, que según los datos del Observatorio aumenta ligeramente el número de consumidores que acceden a obras musicales online de forma legal y disminuye el de quienes accedieron a contenidos ilícitos, que ha pasado del 26 % registrado en 2016 al 22 % que muestran los datos de 2017.

En términos generales, los porcentajes de individuos que realizan accesos ilícitos según tipo de contenido son: música (22 %), películas (33 %), videojuegos (11 %), libros (24 %), series (30 %), y fútbol (10 %).

Los 1.857 millones de euros de lucro cesante causado por la piratería se desglosan por industrias del siguiente modo: música 507M€, películas 453M€, series 167M€, libros 203M€, videojuegos 242M€ y fútbol 285M€.

El 51 % de los consumidores que acceden a contenidos ilegales lo justifican argumentando que “los contenidos originales son muy caros”, que piratean por “rapidez y facilidad de acceso” (43 %) o diciendo “ya pago mi conexión a internet” (50 %). Todos estos porcentajes son superiores a los recogidos en 2016. También aumenta el peso de las justificaciones “no estoy haciendo daño a nadie” y “no hay consecuencias legales para el que piratea, ya que no pasa nada”, que este año llegan hasta el 25 % en ambos casos.

Además, el 15 % de los consumidores reconoce tener grandes dificultades para diferenciar las páginas legales de las que no lo son, y otro 44 % sólo diferenciarlas “a veces”. El porcentaje de usuarios que valora especialmente la oferta concentrada (packs de ADSL o fibra más contenidos) a la hora de elegir a la compañía con la que contratar internet ha aumentado hasta el 56 % desde el 51 % registrado en 2016.

MODOS DE ACCESO Y FUENTES DE INGRESOS
Respecto a la forma de acceso se mantiene el peso de los buscadores como principal vía de acceso a los contenidos ilegales, con un 75 %, siendo Google el utilizado en nueve de cada diez accesos a contenidos piratas. Respecto a las redes sociales, es Facebook la más utilizada (83 %), por lo que es más valioso el hecho de que Facebook esté ya alcanzando acuerdos con las industrias para regularizar el acceso a los contenidos.

El porcentaje de webs desde las que se accedió a contenidos ilegales que están financiadas por publicidad ha aumentado hasta el 95 % (fue del 67 % en 2016). De toda esa publicidad, el 68 % corresponde a sitios de apuestas y juego online, el 58 % a sitios de contactos y más del 55 % a contenido para adultos. Por otra parte, más de un 26 % corresponde a productos de consumo de marcas de prestigio (37,6 % en 2016), lo que confirma la urgente necesidad de un marco de mayor colaboración entre industria y anunciantes para mejorar el ecosistema de la publicidad online.

Las fuentes de ingresos de estos sitios son variadas, destacando especialmente que ocho de cada diez consumidores (81 %) tuvo que registrarse como usuario cediendo datos de carácter personal, y alcanza el 8 % el grupo de usuarios que han pagado alguna vez por el contenido que han descargado de estas páginas. Los consumidores que, de no poder acceder al contenido de esta forma, estarían más dispuestos a pagar por evitar la publicidad son los de libros (43 %) y videojuegos y películas (39 %), y los que estarían menos dispuestos a pagar son los de series (37%), música (35 %) y fútbol (34 %).

El porcentaje de consumidores que recuerda campañas contra la piratería, ya dos de cada diez, ha aumentado respecto al año pasado, lo que es un dato muy positivo que confirma que la Administración debe seguir insistiendo en esa línea. En cualquier caso, la práctica totalidad de los internautas conoce la existencia y oferta legal de contenidos mediante plataformas de suscripción u otras modalidades como como Netflix (91 %), Spotify (81 %), Movistar+ (80 %) o HBO (68 %), lo que invalida las justificaciones de los usuarios piratas que decían hacerlo por la ausencia de oferta legal accesible a precios asequibles.

REPERCUSIÓN EN EL EMPLEO Y EN LOS INGRESOS DEL ESTADO
La repercusión de la piratería en el empleo aporta cifras preocupantes para los creadores y las industrias culturales y de contenidos. Este mercado emplea actualmente a 69.861 trabajadores directos, de un total de 99.095 profesionales que emplea la totalidad del sector cultural digital según datos del Gobierno. Un escenario sin piratería permitiría crear 20.375 nuevos puestos de trabajo directos, lo que supondría un incremento del 29 % y 122.250 empleos indirectos más.

Por otra parte, las arcas públicas tendrían unos ingresos potenciales de casi 372 millones de euros en concepto de IVA, así como casi 157 millones en cotizaciones a la Seguridad Social y más de 46 millones de euros en IRPF. Es decir, el Estado podría haber ingresado en 2017 un total de 575 millones de euros en ausencia de accesos ilegales a contenidos, lo que suma un acumulado desde 2012 de 3.347 millones de euros.

EFICACIA DE LAS MEDIDAS
Las medidas más eficaces contra la piratería a juicio de los propios internautas serían bloquear el acceso al sitio web que ofrece los contenidos (78 %) y sancionar a los proveedores de internet (73 %). Después de esas dos, la mejor medida para reducir las infracciones sería, según los consumidores, desarrollar campañas de concienciación social contra la piratería (61 %), lo que sugiere que un marco de mayor colaboración entre el sector de los contenidos y los ISPs (operadores) podría contar con la valoración positiva de los consumidores.

Carlota Navarrete, directora de la Coalición, explica: “Parece que la tendencia iniciada en 2016 se afianza, y aunque lejos aún de los índices de bloqueos de páginas piratas de países como Portugal (con más de 800) o Italia (450) consideramos que los datos apuntan a que el camino emprendido es el correcto y que nuestra demanda de reforzar y agilizar la aplicación de las medidas legislativas e incrementar la dotación de recursos técnicos y humanos de la administración a la vez que se desarrollan campañas de concienciación es claramente acertada”.

“Queremos destacar también –añade Navarrete- el esfuerzo continuo realizado por la industria para combatir en todos los ámbitos la piratería, que además de presentar cerca del 90 % de las denuncias en vía administrativa, el año pasado logró importantes éxitos en la vía civil y penal y no cesa en su voluntad de mejorar la oferta legal de contenidos”. “Cómo el problema sigue siendo grave, este ligero avance en la lucha contra la piratería nos debe alentar para seguir trabajando y pedir enérgicamente a todos los actores implicados, públicos y privados, aún más esfuerzos para combatirla”, concluye.